Domingo 4º del Tiempo Ordinario

03/02/2019

Primera lectura: Jeremías 1,4-5.17-19

Salmo 70,1-4a.5-6b.15ab-17

Segunda lectura: 1 Corintios 12,31-13,13

Evangelio: Lucas 4,21-30

Él comenzó a hablar, diciendo:

— Hoy mismo se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

Todos hablaban bien de Jesús y estaban admirados de la belleza de su palabra. Se preguntaban:

—¿No es este el hijo de José?

Jesús les respondió:

— Seguramente me aplicaréis el refrán: «Médico, cúrate a ti mismo», y me diréis: «Lo que oímos que hiciste en Cafarnaún, hazlo también aquí, en tu propia tierra».

Y siguió diciendo:

— Os aseguro que ningún profeta es bien recibido en su propia tierra. Verdaderamente había muchas viudas en Israel en tiempos del profeta Elías, cuando no llovió durante tres años y medio y hubo mucha hambre en todo el país. Sin embargo, Elías no fue enviado a ninguna de las viudas israelitas, sino a una de Sarepta, cerca de la ciudad de Sidón. También había en Israel muchos enfermos de lepra en tiempos del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino Naamán, que era de Siria.

Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se llenaron de ira. Se levantaron y echaron del pueblo a Jesús. Lo llevaron a lo alto del monte sobre el que se alzaba el pueblo, para arrojarle abajo. Pero Jesús pasó por en medio de ellos y se fue.

sweeteditorDomingo 4º del Tiempo Ordinario