Sábado de la 6ª semana del Tiempo Ordinario

23/02/2019

Primera lectura: Hebreos 11,1-7

Salmo 144,2-5.10-11

Evangelio: Marcos 9,2-13

Seis días después, Jesús se fue a un monte alto, llevando con él solamente a Pedro, Santiago y Juan. Allí, en presencia de ellos, cambió la apariencia de Jesús. Sus ropas se volvieron brillantes y blancas, como nadie podría dejarlas por mucho que las lavara. Y vieron a Elías y Moisés, que conversaban con Jesús. Pedro le dijo a Jesús:

— Maestro, ¡qué bien que estemos aquí! Vamos a hacer tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.

Es que los discípulos estaban asustados y Pedro no sabía qué decir. En esto vino una nube que los envolvió en su sombra. Y de la nube salió una voz:

— Este es mi Hijo amado. Escuchadle.

Al momento, al mirar a su alrededor, ya no vieron a nadie con ellos, sino solo a Jesús.

Mientras bajaban del monte les encargó Jesús que no contaran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre hubiera resucitado. Así que guardaron el secreto entre ellos, aunque se preguntaban qué sería eso de resucitar. Preguntaron a Jesús:

— ¿Por qué dicen los maestros de la ley que Elías tiene que venir primero?

Él les contestó:

— Es cierto que Elías ha de venir primero y ha de poner todas las cosas en orden. Pero ¿por qué dicen las Escrituras que el Hijo del hombre ha de sufrir y ser despreciado? En cuanto a Elías, yo os digo que ya vino, y que le hicieron todo lo que quisieron, como dicen las Escrituras que le había de suceder.

sweeteditorSábado de la 6ª semana del Tiempo Ordinario