Viernes de la 4ª semana del Tiempo Ordinario

08/02/2019

Primera lectura: Hebreos 13,1-8

Salmo 26,1bcde.3.5.8c-9d

Evangelio: Marcos 6,14-29

El rey Herodes oyó hablar de Jesús, porque su fama había corrido por todas partes, y algunos decían: «Juan el Bautista ha resucitado, y por eso tiene este poder milagroso».

Otros decían: «Es el profeta Elías».

Y otros: «Es un profeta como los antiguos profetas».

Pero Herodes decía al oír estas cosas:

— Ese es Juan. Yo mandé cortarle la cabeza, pero ha resucitado.

Es que Herodes, por causa de Herodías, había mandado apresar a Juan y le había hecho encadenar en la cárcel. Herodías era esposa de Felipe, hermano de Herodes, pero Herodes se había casado con ella. Y Juan le había dicho a Herodes: «No puedes tener por tuya a la mujer de tu hermano».

Herodías odiaba a Juan y quería matarlo; pero no podía, porque Herodes le temía y le protegía sabiendo que era un hombre justo y santo; y aun cuando al oírle se quedaba perplejo, le escuchaba de buena gana. Pero Herodías vio llegar su oportunidad cuando Herodes, en su cumpleaños, dio un banquete a sus jefes y comandantes y a las personas importantes de Galilea. La hija de Herodías entró en el lugar del banquete y bailó, y tanto gustó el baile a Herodes y a los que estaban cenando con él, que el rey dijo a la muchacha:

— Pídeme lo que quieras y yo te lo daré.

Y le juró una y otra vez que le daría cualquier cosa que pidiera, aunque fuese la mitad del país que él gobernaba. Ella salió y preguntó a su madre:

— ¿Qué puedo pedir?

Le contestó:

— Pide la cabeza de Juan el Bautista.

La muchacha entró de prisa donde estaba el rey y le dijo:

— Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista.

El rey se disgustó mucho, pero como había hecho un juramento en presencia de sus invitados, no quiso negarle lo que pedía. Así que envió en seguida a un soldado con la orden de traerle la cabeza de Juan. Fue el soldado a la cárcel, le cortó la cabeza a Juan y la puso en una bandeja. Se la dio a la muchacha y ella se la entregó a su madre.

Cuando los seguidores de Juan lo supieron, tomaron el cuerpo y lo pusieron en una tumba.

sweeteditorViernes de la 4ª semana del Tiempo Ordinario