Una escuela samaritana

La escuela católica corre el riesgo de perder su razón de ser si descuida lo pastoral. No es un rasgo anecdótico, sino su marca de identidad, lo más genuino, su carisma, su carácter propio.