Digitalización de la ERE en Educación Infantil

A la hora de afrontar una enseñanza de cualquier área en clave digital se nos antoja muy complicado escoger y seleccionar herramientas idóneas, establecer estrategias válidas y desarrollar dinámicas atractivas para los destinatarios de esos contenidos que queremos trasladar mediante un enfoque tecnológico de la docencia. Esta dificultad se torna aún más notoria si el alumnado es de Educación Infantil, sin ninguna duda.

La enseñanza temprana, en edades de 3 a 6 años, conocida como etapa de Educación Infantil es todo un mundo en sí misma. La pedagogía que se adopta por parte de los docentes de este ciclo formativo es tan variada como compleja. En lo que se refiere a la enseñanza religiosa escolar, existen numerosos recursos metodológicos que, si bien son facilitadores de los procesos de enseñanza/aprendizaje, dependen mucho de su puesta en práctica en el aula, confiriendo al enseñante el gran protagonismo de lo que enseña; no en vano es el gran referente del alumnado, sobre todo en estas edades.

Básicamente nos atrevemos a asegurar que en Educación Infantil se trabajan hábitos de todo tipo para que, una vez consolidados, puedan ser estrategias o herramientas que sirvan como catalizadores a la hora de la adquisición de otro tipo de aprendizajes, también de contenidos. Es por ello que el alumnado necesite de modelos consolidados para cimentar las bases de su pensamiento, las actitudes que desarrolle, la personalidad que vaya construyendo.

El despertar religioso trasladado al aula no difiere mucho de otras áreas curriculares en lo que a su metodología respecta; sin embargo, emplea estrategias que llegan mucho más adentro que simples dinámicas de consolidación conceptual o meramente de adquisición de hábitos. Es un ámbito más personal, más afectivo, más sentimental, más trascendental. Y este despertar de la fe presenta su mensaje valiéndose en muchas ocasiones de algo que a todo ser humano, más aún en edades tan tempranas, nos ilustra los conceptos de un modo más completo: la imagen y el sonido.

La clase de religión en infantil ha de emplear los medios audiovisuales como grandes aliados a la hora de desarrollar dinámicas o transmitir ideas, conceptos. Es un espacio inigualable para exprimir todo el potencial de un alumnado que es capaz de asimilar y procesar más información y en un periodo de tiempo tan corto que no es comparable a ninguna otra etapa educativa posterior. Y cuando hablamos de emplear medios audiovisuales no nos estamos refiriendo a vídeos o canciones solamente. En la enseñanza de siglo XXI los docentes de ERE han de manejar herramientas de todo tipo que empleen la imagen y el sonido como dinamizadores del aprendizaje. Por tanto, deben ser capaces de crear materiales didácticos con soporte audiovisual empleando herramientas TIC de interés para sus clases o sesiones.

¿Y cuáles son estas herramientas?

Actualmente existen diversas aplicaciones o programas que posibilitan una transmisión del mensaje en edades tempranas con un carácter lúdico, atractivo, innovador y, por supuesto, efectivo para la docencia. Si en un aula de infantil disponemos de PDI (pizarra digital interactiva) se abre ante nosotros todo un sinfín de posibilidades para llevar la clase de religión católica a un nivel 2.0.

Encontramos, pues, programas de edición de cómics o cuentos digitales en los que podemos ser nosotros mismos los narradores (con nuestra propia voz grabada) y los creadores de los contenidos (personajes, paisajes, colores, sonidos). Storyjumper es un buen ejemplo de todo ello. Y, además, lo presenta en una interfaz muy sencilla e intuitiva.

También Genially nos brinda la posibilidad de crear atractivas dinámicas de presentación de contenidos, además de juegos sencillos pero muy válidos para una digitalización de nuestras clases de religión como el Dobble, descubre el personaje, imagen interactiva y otros muchos. O Canva, con su apartado para crear flashcards o tarjetas personalizadas. También pósters, stickers, vídeo-presentaciones y demás elementos que emplean la imagen como principal elemento para obtener aprendizajes ulteriores. Jigsaw también nos ofrece el puzle como recurso didáctico, permitiéndonos crearlo en tiempo reducido y con unos pequeños pasos a seguir sin complicación apenas.

Blockposters, para crear grandes carteles; Type A4 como recurso para imprimir son otras aplicaciones interesantes que, además de las grandes plataformas de creación de contenidos educativos (Educaplay, Acercar) nos permiten digitalizar la clase de religión en Educación Infantil de una forma natural, sencilla y que introduce estas nuevas dinámicas en el día a día del alumnado convirtiéndolas, casi sin darnos cuenta, en un hábito más a trabajar y adquirir por su parte. Como si de otro elemento curricular se tratase. Pero siempre teniendo en cuenta lo que enseñamos, de dónde venimos, nuestro testimonio de vida y, por supuesto, nuestro mejor «recurso y mayor garante»: el Evangelio.