AVANZANDO EN LA DIGITALIZACIÓN DE LA ERE: LAS TRIC

En anteriores artículos hemos hecho una reflexión sobre el proceso evolutivo de las tecnologías aplicadas al ámbito educativo que denominamos proceso TIC-TAC-TEP. Retomando dicho análisis recordaremos que la era digital en la que estamos inmersos actualmente presenta diferentes enfoques que, a nivel de aula, nos plantean a su vez diversos horizontes, también y muy especialmente, en el reto de educar en la fe a través de la pastoral educativa o de la asignatura de Religión.

Así pues, llamábamos TIC (tecnologías de la información y la comunicación) a aquellos dispositivos que empleaban tecnología como principal mecanismo. Es decir, una herramienta TIC sería el aparato, utensilio o recurso tecnológico que permite ser empleado como facilitador de una tarea en concreto; en este caso, una tarea a nivel educativo. De forma paralela y como un avance en el uso de estos dispositivos encontramos las denominadas TAC (tecnologías del aprendizaje y el conocimiento) que son básicamente aplicaciones didácticas en las que los dispositivos tecnológicos son empleados para conducirnos a aprendizajes concretos y estructurados. Por último, y como colofón a este proceso evolutivo digital primario, aparecen las TEP (tecnologías del empoderamiento y la participación) que, respondiendo a sus siglas a través de un enfoque educativo, son el resultado del buen uso de los dispositivos y sus aplicaciones para ser extrapoladas por el alumnado a cualquier situación de la vida real que implique un aprendizaje, generando opinión, implicando reflexión y constatando la idoneidad de esta práctica en su desarrollo integral y educativo.

Sin embargo, y avanzando un poco más en el análisis de este proceso de evolución digital en la educación, incorporamos un novedoso término denominado TRIC. Si atendemos a su nomenclatura, las tecnologías de la relación, la información y la comunicación nos presentan un campo mucho más extenso para el aprendizaje con herramientas o recursos digitales. En este nuevo enfoque son los canales de comunicación quienes protagonizan la evolución. Por tanto, las redes sociales, las aplicaciones de intercambio de información, los foros de debate digitalizado o el gaming cristalizan en un recurso educativo y de aprendizaje que pone el enfoque en el aspecto interrelacional de los usuarios, es decir, del alumnado, profesorado e incluso de las familias como tercer pilar esencial a la hora de plantear cualquier tipo de enseñanza de forma organizada, responsable y coordinada.

En el campo de las TRIC es de vital importancia una supervisión por parte del agente educador para obtener un uso responsable de este tipo de tecnología, de modo que con esta acción tutorial o tutorizada se garanticen resultados óptimos y se eviten peligros del manejo de redes comunicativas para fines nocivos o perjudiciales para los usuarios. De una buena formación dependerá en gran medida un uso responsable. Y de este, una optimización de tiempos y recursos. Es por ello necesario que el catequista, profesor de religión o docente en general disponga de suficientes nociones acerca de estas herramientas para incorporarlas de forma natural a sus quehaceres cotidianos o a sus programaciones didácticas como un recurso en constante crecimiento, que está en boga, es atractivo y facilitador de la consecución de objetivos planteados.

Por tanto, y como conclusión, señalaremos que en la enseñanza religiosa escolar o en cualquier acción pastoral a nivel académico es necesario conocer todos y cada uno de los componentes de esta denominada evolución digital educativa (proceso TIC-TAC-TEP-TRIC) porque son dimensiones del proceso enseñanza-aprendizaje no de futuro, sino de un presente que cada vez emplea más la tecnología para cualquier tarea y en cualquier situación. Obviar esto sería una irresponsabilidad como agentes educadores y un error como evangelizadores que se sirven de toda ayuda para hacer llegar más lejos, más alto y más claro un Mensaje que no solamente ha de ser escuchado sino vivido desde el mundo actual; nunca de espaldas a él.