Dispositivos para implementar en la clase de Religión: ¿Cuáles? ¿Cuándo? ¿Cómo?

La digitalización de la educación es un hecho constatado que está conduciendo la enseñanza por unos cauces que, de manera vertiginosa, están en constante cambio. La metodología tradicional no se ha dejado totalmente de lado, sino que, simplemente, se ha visto enriquecida con nuevas estrategias metodológicas, nuevas perspectivas e ideas para mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje y, cómo no, nuevas herramientas que incorporar a todo este proceso.

La tecnología entra de lleno en este último campo brindando y ofreciendo múltiples posibilidades a través de diversas herramientas y dispositivos para poder ser llevados al aula, también en la clase de Religión. Sin embargo, existe controversia a la hora de decidir qué tipo de dispositivos tecnológicos se deben emplear en cada etapa educativa, atendiendo siempre al proceso de maduración del alumnado y a su conveniencia en el manejo de según qué tecnología para cada dinámica prefijada.

Es innegable que los niños y niñas hoy en día crecen rodeados de tecnología por todas partes. No resulta extraño ver cómo los recién nacidos se familiarizan con los smartphones o las tabletas a la hora de desarrollar actividades tan cotidianas como la alimentación o el ocio. Cada vez con mayor prontitud los más pequeños gozan de dispositivos digitales en sus quehaceres diarios tales como el juego, el tiempo libre o el aprendizaje significativo y de entrega. Por tanto, podemos asegurar que son los dispositivos anteriormente señalados (smartphones y tabletas) los que resultan más atractivos para el alumnado no ya solo por su familiaridad, sino por su fácil manejo fruto de su uso desde temprana edad.

Los dispositivos táctiles, los más usados por el alumnado.

En todo ámbito educativo hemos de partir de la experiencia o realidad cercana al alumnado para desarrollar aprendizajes coherentes, eficaces y de calado. Es por ello que la selección de las herramientas digitales ha de responder también a este criterio. No obstante, por ejemplo, la inclusión o selección de los smartphones como utensilios educativos puede ser más conveniente en la etapa de Secundaria, donde la responsabilidad en el manejo por parte del alumnado es mayor, ya que encaja con su perfil de usuario, así como con las disposiciones legales para la configuración y manejo de aplicaciones para tales fines.

En etapas más tempranas la tableta, snappet, iPad y dispositivos táctiles similares se muestran como más convenientes. Están dotadas de una versatilidad muy amplia y permiten un manejo óptimo y sencillo merced a sus dimensiones y confieren al alumnado un grado de autonomía amplio a causa de su familiaridad con esta clase de dispositivos. En la ERE es frecuente encontrar muchos recursos con estos soportes digitales para ser empleados dentro del aula, pero también en una enseñanza a distancia o no presencial. Los gráficos sugerentes, la variedad de actividades, los sonidos, la sencillez manipulativa o el protagonismo del alumno en su propio aprendizaje son aspectos positivos que estas herramientas que anteriormente hemos llamado TIC (en alusión casi exclusiva a los dispositivos) ofrecen al ámbito educativo para trasladar mensajes, conceptos, interacciones y mejoran la labor docente dotándola de mayor interés, motivación y, por consiguiente, optimizando los resultados.

Sin embargo ¿qué se puede decir en cuanto a la introducción del ordenador en el aula como dispositivo eje de aprendizajes?

Los ordenadores forman también parte de nuestras vidas en aspectos que jamás antes hubiésemos pensado: para hacer la compra, como pantallas de cine, creadores de dinámicas y contenidos, organizadores, comunicadores… Por tanto, si son ya parte de nuestras vidas cotidianas, también lo son de la de nuestro alumnado. Es gracias a ello que un ordenador no es un elemento raro en un aula, pese a que sea el dispositivo menos usado en edades tempranas en favor de tabletas o smartphones. Resulta conveniente incorporar el manejo y el conocimiento del ordenador desde edades tempranas en el ámbito escolar. De hecho, en educación infantil esta es una realidad ya constatable. Sin embargo, dar un paso más hacia el manejo de un ordenador con fines educativos es más costoso y requiere tiempo y esfuerzo, no en vano la informática es un mundo complejo que, pese a su carácter atractivo a nivel visual, precisa de esfuerzo y capacidad de concentración en el alumnado para adoptar rutinas de manejo que encajen en sus necesidades y gustos. Por ello, es preciso que se seleccionen actividades o dinámicas en las que el alumnado vaya paulatinamente practicando y mejorando su destreza y habilidad con el dispositivo. Optar por herramientas TIC sencillas, actividades propositivas claras, gamificando aprendizajes y, de una manera natural y que responda a las evoluciones de nuestro alumnado, incorporando tareas más complejas de creación o edición que requieran una mayor implicación y destreza digital, pero respetando la creatividad y la expresión del propio agente educativo.

El ordenador, principal herramienta para la digitalización del aprendizaje.

Un ordenador siempre será un dispositivo que ofrece más y mejores posibilidades a la hora de desarrollar una clase de Religión en clave digital. Brinda numerosas posibilidades, es susceptible de soportar infinidad de aplicaciones y herramientas, a la par que es ideal para el trabajo multicanal o multitarea. Superando el principal problema que es presentar al ordenador en desventaja con respecto a otros dispositivos habremos conseguido dar el paso definitivo hacia una digitalización del aprendizaje con un orden y sentido lógico, respondiendo a los perfiles psicoevolutivos o de madurez del alumnado y, por extensión, otorgando al profesorado de Religión un sinfín de posibilidades para una clase apasionante, motivadora y que conserva la esencia del mensaje que quiere transmitir. Pero siendo conscientes en todo momento de que ningún dispositivo, ninguna máquina y ninguna herramienta puede suplantar el valor de la cercanía humana y la fuerza de sus palabras, gestos y actitudes.

Digireli

Trabajo coopera-TIC-vo en ERE hoy

La situación actual de emergencia sanitaria ha dejado en un segundo plano muchas de las dinámicas y metodologías que el profesorado empleaba de forma frecuente en sus clases cotidianas.

ver más »