LAS DOS CARAS DEL SER

Ser uno mismo es una batalla que debemos enfrentar toda la vida. Es como pulir una piedra (que, si se pule bien, puede resultar que se descubra que es un diamante).